Posteado por: Joaquin Rangel | 05/11/2009

Un pequeño tributo a “Custó”

Hoy se murió nuestro perro “Custó”, un tremendo compañero, que fue bautizado con ese nombre en homenaje al oceanógrafo francés Jacques Cousteau, por los compañeros que integraban la Brigada de Ayuda y Salvamento Acuático (BASA), por allá en 1995.

Una de las pocas imágenes que se dejó tomar mirando de frente a la cámara.

Revolviendo entre los correos de la lista oido_oido@yahoogroups.com, copio y pego esta joya biográfica sobre nuestro querido perro, escrita por Edgar Rotundo (Thor, para los amigos), Carnet de Bombero número 382:

Costeau lo pario Perdi cuando Rogelio Morales estaba recien graduado, probablemente 1994 o 1995. Habiamos llevado a Perdi a Plaza Venezuela para que se juntara con el Dálmata de Federal. Luego que Perdi quedo preñada y parió, el perrito menos avispado fue el que se quedo en la estación. Los demas los regalamos. Por supuesto, esperábamos perritos iguales a los de 101 dálmatas;  nos extrañó un poco que el perro haya nacido negro. Rogelio, a pesar que el perro era un poco distraido, lo llamó Costeau (El BASA estaba recien creado y la cosa estaba de moda) y dijo textualmente “Este perro va a ser un vergatario, lo vamos a llamar Costeau”, otros de mucha fé dijeron: Los dálmatas nacen sin manchas y luego las manchas le aparecen.

Despues de 2 años perdimos la fé y dejamos a un lado la esperanza de que al perro le salieran manchas. Como teniamos un perrito antes que se llamaba Mamón, yo tenia ese nombre en la cabeza, y realmente nunca lo llame Costeau sino mamón. Sin embargo, su nombre oficial es Costeau.

Finalmente, para convencernos que no fue Perdi la que le montó cachos al Dálmata de Plaza Venezuela, sino que todo fue obra del destino, aceptamos por conveniencia que Costeau era un Dálmata de una sola mancha negra😉.

Aquel perro distraído resultó ser luego el padrote de la universidad, y varias veces fui testigo de otras perras de la universidad que venian a buscarlo para que Costeau le diera un poco de ese “calor bomberil”.

Una anécdota que me llega a la mente fue un día que alimentamos a Costeau con un pescado que nos mandó el comedor. A las 2 horas el perro le dió una reaccion alérgica de tal magnitud que pareciera que se le fueran a salir los ojos de sus órbitas. Mi cólera fue tal que bajé al comedor y le armé tal zaperoco a la licenciada del comedor por habernos dado una comida que quien sabe qué tenía, y le dije que al perro le dio una vaina que casi que se le salen los ojos. Recuerdo que mis compañeros me decían, “pero Rotundo, tranquilo!!”. La pobre licenciada estaba callada, sorprendida y con los ojos pelados como si la estuvieran atracando a punta de pistola. Luego me sorprendí cuando mas tarde pensé cómo un muchacho como yo le habia formado un peo a la autoridad máxima que alimentaba a toda la Universidad como si yo hubiera sido su jefe. Gracias a Dios que tenia un antihistamínico por ahi, y eso fue lo que le dio al perro de nuevo su aspecto normal.

Espero que esta historia les sea de gran ayuda

Saludos y estamos en contacto.

Edgar

C.B. 382

Recuerdo que ese perro, junto con King, un tremendo Pastor Alemán, eran el terror de los vigilantes de la Universidad. Hubo una época en la que nuestros compañeros vigilantes tenían un carro modelo Monza, para patrullar por la Universidad. En una de esas ocasiones en las que un desafortunado vigilante osó pasar por la estación sin previo aviso y disminuyó la velocidad, Cousteau se acercó por la puerta del conductor, se levantó con sus patas traseras, metió la cara por la ventana y le cayó a ladridos al asustado vigilante. Al parecer, aparte de ladrarle muy cerca de la cara al fulano, le dejó alguna marca en el tórax, aunque no llegó a mayores. Luego que apartamos al perro del vehículo, el vigilante, bien asustado por cierto, afirmaba que la próxima vez traería su arma para vengar la afrenta, que afortunadamente no llegó a cumplir.

Otra vez, en palabras de mi amigo Rotundo:

King era un pastor alemán, muy bonito, que realmente no recuerdo de dónde salió, pero que al final terminó en la estación. Su principal característica era la carencia de una cola de Pastor Aleman, larga y frondosa, y explico la razón.

Producto de un pisotón de una ambulancia (cosa que no es rara en los bomberos, y sí recuerdo que Costeau chocó a la ambulancia en el caucho, y no que lo atropellaron), a King le lastimaron la cola y tuvo que ser llevado a Aproa para el posterior curetaje. Como King era un perro mala conducta, se lamió el curetaje y la crema medicinal varias veces, terminando la cola con un aspecto de perro caliente de Plaza Venezuela. Evidentemente ante semejante deterioro de la extremidad en cuestión, el doctor no tuvo otro remedio que amputarle su tan preciada cola, quedando un pintoresco “tocón”, quien con el tiempo movía con alegría despues de pasar el trauma de ser un Pastor Aleman sin cola.

Ante tal situación, apareció un nuevo personaje en la mitología bomberil, a quienes los vigilantes apodaron “el mocho”. Claramente recuerdo la dominical charla por los radios de vigilancia:

Vigilante motorizado: Aaaatento Nido 1…..

Nido 1: Indique pío…. indique…..

Vigilante motorizado: Al momento hago cinco…. Ciiiiiinco a veintidos veintidos

Nido 1: ERRRE, mantengase alerta y cuidao con el mocho……. treeeeinta y tressss.

Vigilante motorizado: Erre pío… Erre.

Por ser el perro alfa de la manada, como dicen aqui los gringos, el Pack Leader, King era muy mujeriego y se la pasaba persiguiendo a cuanta perra aparecia por ahí, claramente recuerdo cuando Perdi estaba en celo, y la metíamos en la torre, el pobre King esperaba en la puerta de la torre por Perdi para que saliera… una vez hasta le echamos un baño con la manguera de jardin a King para ver si se alejaba de la reja y dejaba a la pobre Perdi en paz, sin resultados satisfactorios. Ahi confirmamos que King realmente tomaba muy en serio sus relaciones amorosas.

Este comportamiento de marinero con novia en cada puerto fue lo que llevó a King a su tragica muerte. Recuerdo ese día que no habíamos visto a King en todo el día. Una vez apareció el Profesor Alejandro Montes y comentó que había avistado a un perro atropellado en la autopista Fco. Fajardo. y que a su parecer tenía muchos detalles en común, Un pastor aleman, grande, de este y este color, y con la cola mocha “Igual a King, que casualidad, verdad?”comentó el intrigado profesor. “Profe” contesté yo, “no cree usted que ese realmente sea King?, cuántos perros pastor alemán conoce usted  con cola mocha?”. Ante esta aparente “sorprendente” similitud con nuestro perro, decidí ir a buscar el cuerpo de nuestro querido King para darle santo sepulcro. Efectivamente el pobre King yacía acostado en la autopista, producto de haber perseguido hasta la autopista a una de sus novias hasta su lecho final.

En fin, otra de las historias de los perros que me llega a la mente.

Saludos.

Edgar

CB 382

La verdad es que luego de una vida dedicada a cuidarnos de los indigentes que se metían a nuestra estación, de protegernos de toda clase de peligros, hoy finalizó la vida de este gran compañero.  ¡¡¡Gracias por acompañarnos, Cousteau!!! Seguro irás al cielo de los perros, a seguir atormentando a quienes te rodeen con esos tremendos ladridos.


Responses

  1. Muy lindo este gesto de verdad que se lo merece… Y claro q ira al cielo de los perros, lo extranaremos mucho…

  2. La primera vez que fui a la estación en mi vida fui recibido por los dientes de Cousteau jejejejeje en ese momento me dije que ese perro desgraciado lo iba a poner a comer de mi mano y fue asi, ya no por rabia, sino por amor. Ese animal tenia una personalidad (si se puede decir asi) espectacular; el sabia que el era el mas arrecho de la universidad sin embargo el pobre se metía en cuarteleria asustado como un niño por los fuegos artificiales. Cuando se iba de”farra” llegaba todo roto de las peleas y uno se preguntaba ¿como habrán quedado los otros?. En una oportunidad lo vi pelear con 5 perros a las vez y los hizo correr a todos y el se quedo como dueño y señor con su cola levantada mirando y casi diciendo “corran cuerda de nuevos”. El no necesitaba morder para imponerse el bicho tenia una técnica en la que no se como lograba voltear al perro que quería dominar y le montaba la pata encima y el perro que estaba abajo peleando para salir de la pisada pero era inútil. Vigilantes UCV, vigilantes de la cachucha, gente extraña a la estación, indigentes, estudiantes y la gente que recogía la basura le tenían miedo y con toda justicia. Recuerdo en una oportunidad en la que un estudiante intoxicado, no se con que, estaba en el estacionamiento de la cachucha y cousteau se dio su acostumbrado paseo por ahí. Los vigilantes de la cachucha como siempre en lo que lo vieron se encerraron en el gimnasio y el perro se acerca al tipo y este se le ocurrió la genial idea de levantarle la mano y hector padrón, otros bomberos y yo nos dimos cuenta de la vaina y subimos a ver que era lo que pasaba, el tipo era fisicoculturista o algo asi y era cómico ver a hector formarle un peo al tipo por haberle levantado la mano a Cousteau y el tipo ofreciendo golpes a todo el mundo ofreciendo matar al perro bueno el mega rollo. Días después el perro apareció envenenado, en el asunto la mochita resulto envenenada también pero ella por su tamaño no sobrevivio. Cousteau se salvo no solo de ese envenenamiento se salvo de tres mas aparte de los palazos que los vigilantes de la cachucha le daban que el 253 le pasar a por encima bue… tantas cosas en verdad yo en lo personal lo voy a extrañar mucho.

  3. Es una lamentable pérdida lo extrañaremos mucho sobretodo su amada Dalila era increíble el amor que se tenían esos dos, recuerdo de él que Junto a Dalila eran los primeros que estaban listos los sábados a las 8 am para salir a trotar con mi promo se veían ansiosos casi nos decían ¨acá alumnos al trote¨ y como corrían los condenados, cuando teníamos práctica de incendio en la casita nos espantaba a los perros locos de higiene que eran como 10 ellos ladraban y ladraban pero no se le acercaban.
    Un verdadero perro bombero lo voy a extrañar.

  4. Recuerdo perfectamente a Cousteau. Lo conocí una mañana soleada en la que acudí a la cachucha a solicitar alguna información. Desde ese día llevo en mi mente y en mi corazón ese encuentro cercano con el personaje. Me miró directamemente a los ojos como diciendo “ay muchachita, si te resbalas ya verás como te muestro mis colmillitos…” jejejejejejeje
    Afortunadamente apareció un héroe bomberil al rescate!

    Hasta siempre supercan!

  5. …Dios!! tanto años compartiendo con ese perrito…Más de una vez nos dio angustias, alegrías, seguridad y fortalezas en muchos aspectos. Paz a sus restros y sabemos que en la vida dónde está, está mucho mejor.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: